Cómo escribir para la web

Post original

Los periódicos digitales son leídos por millones de personas a diario. Muchos de estos sitios,sin embargo, aún se limitan a copiar los contenidos de la versión impresa, sin tener en cuenta las necesidades de los usuarios y sin aplicar criterios de ‘usabilidad’.

En su libro, Franco dá algunas claves para estructurar los textos online de la mejor manera. Para esto, se basa en investigaciones previas y en su experiencia como periodista en el diario ‘El Tiempo’.

Comportamiento del usuario: el punto de partida para re-pensar la redacción online

Las investigaciones que exploran el comportamiento de los usuarios con las pantalla otorgan datos relevantes que contribuyen a mejorar la redacción y estructuración de los textos en la red.

Los estudios de ‘Eye Track’, o investigaciones de rastreo de ojo, concluyeron que el punto de entrada a una página web es el texto, y no las imágenes, como ocurre en las ediciones impresas. Además, que el ojo se posa primero en la parte superior izquierda.

Los párrafos e historias más cortas fueron más leidas. Se comprobó que a medida que los textos se hacían más largos, la lectura descendía. En cuanto a los titulares, sólo el primer tercio de ellos eran leídos, lo que provocaba una lectura más superficial.

Jakob Nielsen, el ‘gurú’ de la usabilidad, sostiene que la mayor parte de los usuarios no leen de forma métodica un texto sino que lo escanean. Este modo de lectura implica ir saltando por el texto hasta encontrar algo de nuestro interés para profundizar en eso.

Detectó, además,diferentes patrones de lectura, siendo el en forma de F el más usual. Este patrón sugiere que hay un movimiento horizontal en la parte superior, de izquierda a derecha, luego se regresa, un movimiento vertical por la izquierda; luego un segundo movimiento horizontal pero más corto, y,por último, otro vertical por la parte izquierda. Nielsen advierte que el patrón en F en ocasiones adquiere la forma de E e incluso de L invertida.

Estos hallazgos contribuyen a redactar de un modo adecuado al comportamiento del usuario. Se debe situar la información más importante en la parte superior y a la izquierda, los textos deben ser cortos, concisos, usables y permitir el escaneo.

Pirámide invertida: retorno de la superestructura y adaptación a la web

La pirámide invertida nos permite estructurar el texto, ubicando al comienzo del texto la información más importante y continuar en forma decreciente.

La llegada de Internet hizo necesario replantear algunas cuestiones de esta estructura. La repetición de información en el titulo, el lid y el cuerpo fue una de ellas. Pero además, se plantean 3 niveles de utilización de variada complejidad.

El nivel básico de utilización es similar al utilizado en la prensa impresa. El texto se ubica de una forma lineal en una misma página web, impidiendo al usuario alterar el orden de lectura.

El segundo nivel rompe la uniformidad del texto y, por lo tanto, la linealidad, al dividir el texto tematicamente. Del tema principal se desprenden subtemas presentados por intertítulos, lo que le permite al lector el texto escanear el texto. Sin embargo, a pesar de que es una lectura más libre que la anterior, la ‘no linealidad’ está limitada porque los subtemas no son independientes entre sí.

El tercer nivel de utilización implica una ruptura con la linealidad. Los diferente temas se ubican en en diferentes páginas. Los usuarios son llevados a ellos por enlaces y, sin bien el orden que les dió el editor sugiere una lectura, cada usuario puede elegir su propio recorrido. Sólo abren los vínculos de los temas que les interesan.

Recargar a la izquierda: otro modo de jerarquizar.

La pirámide invertida no es sólo vertical, sino también horizontal. Esto quiere decir que no solo hay una jerarquía de lo más a lo menos importante de arriba hacia abajo sino también de izquierda a derecha, respondiendo al patrón de lectura en F.

La pirámide invertida horizontal exige ubicar a la izquierda la información importante. Las primeras palabras deben ser las portadoras de información a lo largo del texto. Se facilita así la búsqueda de contenidos relevantes, es decir el escaneo. Si estas primeras palabras no son fuertes, no funcionan como ‘gancho’ para atrapar al lector, este seguirá de largo.

Recargar a mano izquierda los elementos más relevantes implica un quiebre con el orden tradicional, por eso Franco nos da algunas recursos para hacerlo. La voz pasiva se encuentra entre los más importantes, pero también recomienda el uso de los dos puntos, de las atribuciones o citas fuertes y de las negritas.

Romper con la uniformidad del texto

Los textos uniformes sólo permiten una lectura, no permiten la escaneabilidad ni la no linealidad. Para escribir en la web, para que un texto sea usable y accesible, se debe romper con esto.

Los intertítulos son un modo de hacerlo, permiten dividir en temas y con ellos el lector sabe que puede encontrar en los párrafos siguientes.

Las negritas, el color (aunque en demasía confunde), los enlaces, las enumeraciones y los párrafos cortos contribuyen al mismo fin: facilitan el escaneo y atraen al usuario a los lugares donde está la información relevante.

Advertisements
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: